El Inigualable Novak Djokovic

Por Mauro García Forti

Hace diez años, si alguien hubiese dicho que un tenista que estuviera más cerca de los cuarenta que de los treinta podía dominar con mano de hierro su disciplina, pensarían que esa persona estaría loca, pero Novak Djokovic ha demostrado que lo que hace años parecía imposible, hoy en día es la realidad.

El serbio de treinta y seis años, con la ausencia de Rafael Nadal, su gran rival, ha sido el encargado de representar a la generación de los ochenta en las canchas durante este 2023 y vaya que sí lo ha hecho, porque esta edición del ATP Tour ha tenido su nombre.

Mostrando un estado de forma espectacular, “Nole” ha barrido a rivales mucho más jóvenes durante todo el año. Ni Sinner, ni Medvedev, ni Ruud ni Rublev han podido con el de Belgrado en torneos de Grand Slam. Solamente Alcaraz fue capaz de hacer el milagro de acabar con el invicto de este año de Novak en “majors”, ya que cuando parecía que igualaría el récord de Roger Federer de victorias sobre la hierba de Wimbledon, el joven español logró llevarse el segundo Grand Slam de su carrera deportiva y detuvo momentáneamente a lo que parecía una avalancha humana porque quitando este tropiezo, Djokovic lo ha ganado todo esta temporada.

A principios de año se paseó por Melbourne, llevándose su décimo Abierto de Australia, aumentando su récord de victorias en el país oceánico derrotando a Stefanos Tsitsipas en la final habiendo cedido solamente un set de camino a la final para anotar su vigésimo segundo torneo de Grand Slam igualando a Nadal.

Meses después, en la tierra de Roland Garros lo volvió a hacer luego de una temporada de polvo de arcilla regular para el balcánico, Novak volvió a colarse en la final luego de derrotar a Alcaraz en semifinales y le pasó por encima a Casper Ruud, quien había perdido la final también el año anterior. Con este triunfo en la Phillipe Chatrier, Djokovic logró su tercera Copa De Los Mosqueteros y rompió el empate con Nadal en su santuario, pues colocaba en el palmarés su vigésimo tercer torneo de Grand Slam.

El Abierto de Estados Unidos, último gran torneo del año, Novak llegó en un estado de gracia luego de una gira norteamericana muy buena y en Nueva York, sobre su superficie favorita, el cemento, volvió a dar una cátedra de buen tenis. Nadie pudo pararlo, ni Fritz, ni el jovencísimo Ben Shelton que con sólo veinte años se había metido en semifinales, siendo la revelación del torneo. En la final contra Medvedev, Novak logró su revancha luego de
haber perdido en 2021 en el mismo lugar contra el ruso, derrotándolo en tres sets y consiguiendo el Grand Slam número veinticuatro, que celebró homenajeando a Kobe Bryant.

Por último, para cerrar uno de sus mejores años, el serbio se llevó la ATP Finals, antigua Copa de Maestros en Turín derrotando al italiano Jannik Sinner en dos sets.

Sin ninguna duda, lo de Djokovic es algo que difícilmente volvamos a ver en mucho tiempo, un jugador tan veterano que sea casi imposible de derrotar para jugadores mucho más jóvenes y que de los cuatro grandes se llevó tres y en el otro fue finalista. Siendo considerado como favorito en cada torneo al que se presenta al estar su histórico rival (Nadal) lesionado durante este año. Cosa que no debería ocurrir teniendo en cuenta nuevos talentos del presente como Alcaraz, Sinner o Medvedev.

Los jóvenes de tenistas no ven llegar la hora en el que los dos remanentes del Big 3 que quedan en activo cuelguen la raqueta, porque visto lo visto, a Djokovic le queda mucho por dar en las canchas y la posibilidad de que tengamos otra generación nueva perdida en manos de la saga de jugadores más talentosa de la historia cada vez se está volviendo realidad de una manera muy peligrosa para el deporte

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.