Pérez no será tan amable este año

Por Mauro García Forti

Si algo nos dejó el final de la temporada pasada cuando todo ya estaba decidido, eso fue el drama interno que nació en Red Bull al finalizar el Gran Premio de Brasil. 

Max Verstappen no dejó pasar al mexicano en Brasil, complicando el subcampeonato de su compañero en venganza por lo que hizo Checo al causar una bandera roja en Mónaco, donde se aseguró salir delante del neerlandés en un trazado donde es muy difícil adelantar y donde una buena posición en la clasificación te resuelve el fin de semana. 

Ahí las chipas saltaron, pero en Brasil la bomba explotó y el hecho de que en Abu Dabi el de Guadalajara no consiguiese terminar la carrera delante de Charles Leclerc dejó en el box de Red Bull un clima muy hostil entre los garajes de los coches número 1 y número 11. 

Si de algo se quejaban tantos los fans de Pérez como también la prensa mexicana, era que el Red Bull estaba configurado con base en el estilo de manejo de Verstappen, al fin y al cabo, es el piloto más rápido del equipo y también el campeón del mundo. 

No obstante, tampoco podemos olvidar el papel para el que contrataron a Sergio, cuyo enorme trabajo en equipo en carreras como Abu Dabi 2021 ha hecho que Red Bull volviese al camino de los triunfos en los últimos dos años. 

Esta guerra fría entre los pilotos de la escudería energética podría llegar hasta esta nueva temporada. Para ellos este conflicto ya es agua pasada, pero a falta de horas para que empiece la acción en Baréin, podemos ver que el RB19 es un monoplaza muy dócil y así lo confirmó Helmut Marko, que declaró ante los medios que la nueva obra de Adrian Newey permitiría a ambos pilotos exprimirla al máximo. 

Claramente, Verstappen está un paso por delante en cuanto a ritmo, pero Pérez es un rival complicado siempre en el cuerpo a cuerpo y seguramente si tiene la oportunidad de vencer a su compañero en alguna carrera y si el equipo los deja combatir alguna vez, no dudará en intentar amargarle el día al vigente bicampeón mundial. 

Sin embargo, el cuatro veces ganador de un Gran Premio no olvida al equipo, ya que en unas declaraciones para Fox Sports ante la pregunta de cuánto podría ser de egoísta este año, Sergio explicó que todo dependía, el trabajo en equipo para él es importante, ya que el campeonato a pesar de que en la pretemporada los austriacos estaban muy por delante, estará de nuevo disputado con otras escuderías, pero obviamente si ve que no recibe el apoyo que necesita, él tampoco dará el suyo. 

Por lo tanto, tendremos una temporada con un enfoque muy distinto, en las dos temporadas anteriores, Checo se prestó sin protestar a su labor de escudero de Max y ahora las cosas pueden estar cambiando dentro del seno de la estructura de los campeones del mundo. 

Si todo ocurre como se espera, ambos están en la lista de posibles ganadores de la primera carrera, lo único que nos queda es sentarnos y esperar a que nos den un gran espectáculo para el nuevo comienzo del campeonato. 

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.