La tecnología a sus pies

Por Ana Peña

El tiempo podrá ser relativo para muchos, pero cuando se trata de romper un récord mundial o de hacer algo humanamente imposible, no lo es. Al final, todos los corredores profesionales buscan eso, romper su propio récord personal. Cuando decimos que los avances tecnológicos enriquecen la vida de todas las personas en la Tierra, a esto nos referimos. Hoy quiero contarles cómo la evolución de la tecnología en el deporte le cambió la vida a Eliud Kipchoge.

Eliud Kipchoge, de nacionalidad keniana, es el maratonista más rápido del mundo. Durante su carrera, ha ganado 17 de los 19 maratones en los que ha participado desde 2013, incluido el de los Juegos Olímpicos de Río 2016 y cuatro de Londres. También tiene el récord mundial de maratón, lo logró el 25 de septiembre en Berlín, al lograr un tiempo de 2:01:09.

Tan solo pensar en correr un maratón completo (42.195km), agota. Se le llama así a esta carrera -maratón- gracias a que en el año 490 A.C. Fidípides, un mensajero griego corrió esta distancia en la bahía de Maratón, ubicada a 40km de Atenas, para anunciar la victoria de los persas. Corrió esta distancia en tres horas y cuando llegó, ¡PUM! Murió. ¡Imagínense correr esta distancia en menos de dos horas! Eso fue lo que logró Kipchoge en 2019 en Viena, Austria. Obvio con la ayuda de mucha gente y por supuesto, tecnología.

La tecnología a su favor

¿Lo logró a la primera? No. En 2017 lo intentó por primera vez en Italia, pero se pasó por 26 segundos. Me imagino que son los 26 segundos más eternos de su vida. Entonces, un equipo de investigadores empezó a poner todo a su favor. Realizó simulaciones de todo tipo a través de una computadora para ayudarlo. Lo primero fue analizar cuál era la mejor ubicación para hacerlo. Tenían que encontrar un lugar con las condiciones de temperatura, humedad y viento perfectos y obvio que lo ayudara a tener el menor desgaste posible. Viena fue el lugar.

Eliud también llevaba ropa especial -de peso muy ligero-, el reloj inteligente perfecto, mecanismos tecnológicos de control glucémico y hasta un coche eléctrico que guiaba con láser los pasos y velocidad a la que debía ir él junto con sus pacers. El uso de este coche era la única manera de asegurar que Eliud corriera los 42km al mismo ritmo. Los pacers y el coche llevaban un chip que analizaba los datos sobre los tiempos y velocidades.

Nike le diseñó unos tenis con tecnología. Estos cuentan con una placa de fibra de carbono en la suela, a partir de cierta velocidad, esta placa puede devolver hasta un 4% más de energía en cada paso.

Trabajo en equipo, siempre

Después de varias simulaciones tecnológicas, se dieron cuenta de que Kipchoge necesitaba correr cada kilómetro del maratón a una velocidad de 2:49 minutos. Entonces, juntaron a los 41 mejores atletas del mundo, quienes 6 meses antes empezaron a entrenar, hombro a hombro, para lograr mantener el paso que Eliud necesitaba. Formaron grupos de 6 personas y cada 5km se rotaban.

1:59:46 – ese es el tiempo que hizo Eliud. No contó como un récord mundial ya que tenía mucha ayuda. Incluso, en una serie que grabaron sobre este tema, Kipchoge menciona que hace 10 años por la falta de innovación tecnológica, esto no hubiera sido posible.

«This world is full of development and development comes with technology».
– Eliud Kypchoge

Y en otros deportes…

Y sí, la tecnología no solo le ha enriquecido la vida a este corredor. Existe algo llamado “True View”, esta tecnología le ofrece al espectador la posibilidad de experimentar lo que viven los jugadores. True View utiliza una serie de cámaras que capturan «datos volumétricos» utilizados para generar experiencias de visualización de 360 grados. Esto ayudará a los aficionados a entender lo que el jugador está experimentando realmente en el juego. Se aplica en los Juegos Olímpicos y en equipos de futbol soccer como el FC Barcelona y Real Madrid.

Todos nos sentimos árbitros cuando vemos un partido de la NFL. Esta tecnología también se usa en esa liga y te hace creer que Tom Brady tiene una cámara de 360 grados en su casco. La realidad es que hay aproximadamente 40 cámaras en el estadio recopilando y analizando datos. Esta tecnología permitió humanizar el deporte, pues te permite ver las jugadas desde los ojos de Tom. Gracias a esta tecnología puedes entender las decisiones que toman los jugadores y valorar más la capacidad de estos deportistas.

¿Qué sigue?

El futuro de la tecnología definitivamente es poner más transistores en menos espacio. Se le conoce como la Ley de Moore. En temas de deporte, es desarrollar tecnología más pequeña para que los consumidores lleven un mejor registro de los datos. Al final, la única manera de mejorar es con datos. Lo que puedes medir, puedes mejorar.

En nuestro mundo cada vez todo se parece más a una computadora. ¿Tienes algún sueño que parece inalcanzable? La tecnología debe tener algo para ti.

Foto: Jonás Cortés

Fuente: www.businessinsider.mx

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.