Y lo volvieron a hacer… ¿Cómo los Warriors volvieron a la cima en la NBA?

Por Alfredo Gallegos

Después que los Toronto Raptors se levantaban con su primer campeonato en su historia en la temporada 2019, los Golden State Warriors atravesaban una reestructuración grande. La desafortunada lesión de Klay Thompson en aquellas Finales, la marcha de Kevin Durant a los Nets y el fallido experimento con DeMarcus Cousins, obligaba a la franquicia de San Francisco a replantearse muchas cosas. Venían de jugar 5 finales consecutivas y ganar 3 anillos, así que la caída se iba a sentir fuerte.

Imagen

La primera piedra.

Ese verano del 2019, empezaría la reconstrucción. En la NBA, volver a configurar un equipo ganador es una tarea compleja. Preguntémosle a los Lakers, que tardaron una década desde el último anillo de Kobe, para volver a la cima. 

Bob Myers y Steve Kerr pusieron manos a la obra, sabían que la temporada que estaba enfrente, iba a tener muchas turbulencias. No iban a ser los mismos y en el draft del 2019 tenían el pick número 28. Acabaron eligiendo al escolta de Michigan Jordan Poole, cuya decisión no fue bien vista por parte de la prensa “especializada”. Incluso se llegó a mencionar en un programa de la CBS: “Quizás la peor elección en este draft hasta ahora”.

Imagen

El ex-analista de la CBS, Reid Forgrave, mencionaba que Poole había sido la peor elección en el draft.

Los cimientos.

La campaña 2019-2020 terminaron con un récord de 15 ganados y 50 juegos perdidos. Tuvieron el peor récord de toda la liga y ni siquiera fueron invitados al cierre de la temporada regular en Orlando, donde se disputó la burburja, debido a la pandemia por COVID. Aunque desde antes de iniciar la temporada se podía predecir que los Warriors iban a tener una campaña perdedora, pocos imaginaban lo desastroso que sería. La fractura de mano de Curry a inicios de la campaña, sumado a la ausencia de Klay toda la campaña y los grandes cambios que hubo en la franquicia, agitaron el vaso y el agua se terminó derramando. 

A pesar de esto, la gerencia y Kerr seguían con su plan. En Febrero del 2020 traspasarían a D’Angelo Russell a Minnesotta (conseguido en la agencia libre del 2019) a cambio de Andrew Wiggins y una elección de primera ronda del draft. La prensa volvió a reaccionar negativamente ante este cambio, debido a los problemas extra canchas de Wiggins y la inconsistencia de su juego.

Imagen

Edificación

Para el siguiente año, y tras el previsto regreso de Klay Thompson, parecía que el equipo volvería a competir. Tenían el pick número 2 de aquél draft, y lo usaron para elegir a James Wiseman, el talentoso pívot de la Universidad de Memphis. Pero para seguir con la racha de noticias negativas, Klay Thompson se volvería lesionar en la pretemporada, por lo que se perdería todo el año. Además, Wiseman tuvo una temporada díficil, dejando destellos de su potencial y lesionándose en el tramo final. 

A pesar de ello, el equipo mejoró y terminarían con un récord positivo de 39 partidos ganados y 33 perdidos, despidiéndose de la temporada con la derrota en el Play-in ante los Lakers. 

Imagen

La consumación.

Para la temporada 2021-2022, el proyecto de reconstrucción empezaría a tomar forma. Pero enfrente tenían a los actuales campeones, los Milwaukee Bucks, al increíble equipo de los Suns, a las estrellas de los Brooklyn Nets, entre otras franquicias que se veían superiores en el papel a estos nuevos Warriors.

En el verano, Myers y Kerr se movieron bien para sacar y meter piezas que le faltaban al rompecabezas. Gary Payton II, un jugador que había deambulado por la liga sin éxito alguno, fue cortado y luego re contratado por Golden State. Nemanja Bjelica llegó para reforzar el front-court con su experiencia. También había llegado el alero Otto Porter Jr. 3 jugadores que sin mucho cártel,  fueron fundamentales para el título.

Imagen

¿Se acuerdan el pick de primera ronda en el trade de D’Angelo Russell con Minnesota? Los Warriors eligieron al congoleño Jonathan Kuminga, una de las joyas defensivas del draft 2021. También llegaba en primera ronda el freshman de Arkansas, Moses Moody. Ambos rookies, también fueron jugadores de la rotación en temporada regular y en gran parte de los Playoffs.  

El mexicano Juan Toscano Anderson, fue contratado desde el equipo afiliado de la G-League en el 2020. Esta fue su temporada de consolidación, aprovechando los minutos que le daba Kerr e incluso metiéndose al torneo de clavadas del All-Star.

“La peor elección del draft del 2019” según aquél reporte de ese verano, fue uno de los jugadores más determinantes para que Golden State sumara un nuevo anillo. Jordan Poole se convirtió en el AS bajo la manga de Kerr, siendo el tercer mejor anotador del equipo.

Luego, el “problemático” y “voluble” Andrew Wiggins, que no solamente fue pieza clave para el campeonato del equipo, sino fue hasta titular en el All-Star. Un jugador del que muchas franquicias pasaron de largo.

Y para cerrar, los de siempre haciendo los de siempre. “Solo sabemos tirar de 3 y ganar campeonatos hermano”, le decía Klay a Curry. Draymond Green, un verdadero jugador de equipo, la defensa sobre todas las cosas.

Imagen

Golden State ganó preservando su base de estrellas con Curry, Klay y Draymond, los 3 elegidos en el draft. Ganó con buenos e inteligentes movimientos en la agencia libre, confiando en jugadores que no rendían en otros equipos como Payton II o Wiggins. Ganó trayendo de nueva cuenta a leyendas de la franquicia como André Igoudala, que aunque no disputó muchos minutos, fue fundamental en los vestidores. Ganó respetando su ideología y no hipotecando su futuro, más bien, asegurándolo con sus elecciones del draft. 

Es así como Golden State es un campeón hecho y derecho. Y lo mejor para ellos, es que se vuelven a presentar como los principales candidatos al anillo la próxima temporada. Es así como se gana un campeonato en la NBA…

  • DestacadosFútbol
    LOS DARWIN

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.