El Palacio de Versalles tendrá un skatepark de 800m2

Foto cortesía de ArtefactoryLab 

Símbolo de la gloria de Francia, Versalles es un complejo de palacios y castillos donde estuvieron algunos de los reyes más importantes de la historia del país. Hasta que en 1789 el pueblo tomó el palacio y obligó a la familia real a trasladarse a París. Hoy en día, como uno de los sitios más visitados de Francia -entre 8 y 10 millones de personas pasean anualmente por sus jardines- ejerce de museo y de obra de arte en sí misma. Y próximamente, con la vista puesta en París 2024, de sitio de peregrinación para skaters, bikers y rollers que quieran patinar en su skatepark.

Las instalaciones estarán ubicadas a escasos metros de la puerta dorada que separa el patio principal de la Plaza de Armas. En concreto, justo detrás de la Grande Écurie y la galería Carrosses, ocupando parte del actual aparcamiento de Europa que se extiende a lo largo de la avenida del mismo nombre. Se habían estudiado varios proyectos de ubicación, pero al final el elegido es el corazón geográfico del municipio.

La elección de esta ubicación atiende a varias razones que ha explicado el propio alcalde de la localidad, François de Mazières, en la presentación. La primera es que “no queremos encerrarnos en la imagen de una ciudad museo, Versalles es también una ciudad viva, centrada en la juventud y en el deporte”. La segunda es que “aquí ya se estaban practicando igualmente deportes urbanos y es una buena manera de regularlo”. Y la tercera, entre otras, es que “al estar alejado de zonas residenciales, el ruido no molesta a nadie”. De hecho, desde la oposición lo ven igual, porque el proyecto diseñado por el arquitecto y paisajista Nicolas Gilsoul y la empresa Antidote Skateparks no ha generado ninguna protesta.

Según el propio alcalde, “este equipamiento responde a una fuerte demanda desde hace años de los jóvenes y de sus padres”. Ha explicado que el coste será de 450.000 euros y que ya mismo se empezará a verter el hormigón en una zona que ocupará más de 800 metros cuadrados en los que habrá “bancos, barandillas, bordillos, planos inclinados, zonas con más rampas…”. También se destinarán 300m2 más a la integración paisajística “para no desentonar con los sitios históricos circundantes”. El broche final del skatepark lo pone una terraza de madera de 36 metros de largo por 7 de ancho desde la cual se podrá descansar y/o contemplar el espectáculo.

Fuente: www.as.com

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.