l Habrá que remontar una vez más – Tribudeportiva

Habrá que remontar una vez más

Mauro García Forti

Luego de tener que dar por terminada su temporada 2021 en agosto y pasar cuatro meses de rehabilitación por su lesión en el escafoides del pie izquierdo, además de dar positivo por Covid-19 el 20 de diciembre, Rafael Nadal tomaba tierra en Australia dispuesto a afrontar una nueva temporada.

El tenista español inició su andadura por las pistas en este 2022 en el ATP Tour 250 de Melbourne con el objetivo de recuperar sensaciones para el primer Grand Slam del año, el Open de Australia. Con un juego que fue de menos a más, se abrió paso hasta la final y acabó venciendo al estadounidense Maxime Cressy, logrando así extender su récord de ganar al menos un torneo durante más años consecutivos dejando el registro en diecinueve.

Con el trofeo ya mordido para la foto, se aventuró al major australiano con ya unas valiosas horas de juego, pero ni de lejos se contemplaba que pudiese llegar a la final. Sin embargo, Rafa mostró un nivel estratosférico, llegando a la final del torneo por sexta vez en su carrera, donde se citaría con el ruso Daniil Medvedev para un duelo de infarto en el que se impondría el mallorquín en cinco mangas tras una remontada histórica en la que levantaría los dos sets de ventaja que había colocado en el marcador el moscovita al inicio con un tenis sobresaliente.

De esta forma, y contra todos los pronósticos, Nadal conseguía por fin su segundo trofeo en Melbourne tras cuatro finales perdidas y trece largos años de sequía en el país oceánico. Logrando así su vigesimoprimer título de Grand Slam y rompiendo el empate que tenía con Roger Federer y Novak Djokovic, al que iguala su récord de Doble Grand Slam al ganar todos los torneos de Grand Slam más de una vez.

Al mes siguiente de su victoria en Australia, el balear arrasaría en el ATP Tour 500 de Acapulco sin perder un solo set y puso rumbo hacia el primer Masters 1000 del año, el Masters de Indian Wells.

Sin embargo, el torneo californiano no sería un camino de rosas como resultó ser el Abierto Mexicano para el español. Las molestias en el pie izquierdo se hicieron más frecuentes y las alarmas acabaron saltando cuando, en el tercer set de la espectacular semifinal contra el joven Carlos Alcaraz, Rafa pidió tiempo médico para que lo atendiera su fisioterapeuta al dolerse del pecho. Aun así, el veterano tiró de su experiencia y de su talento para acabar sentenciando el partido a su favor.

A pesar de lograr llegar a la final, un Nadal con problemas para respirar y con muestras claras de dolor causa de los mismos padecimientos que se manifestaron en su encuentro anterior, acabó cediendo ante el héroe local Taylor Fritz. El cual arrastraba problemas en el tobillo y que con un tenis magistral se llevó su primer Masters 1000.

Los problemas para respirar de Rafa fueron causa de una fisura de estrés del tercer arco costal izquierdo que lo tendrán apartado de las canchas de cuatro a seis semanas. Esta lesión provoca que se pierda el inicio de la temporada de tierra batida, su superficie predilecta.

A las puertas de cumplir los 36 años, Nadal ha firmado uno de los inicios de temporada más sólidos de su carrera con una racha de veinte partidos sin perder. Haciendo gala de un juego sensacional y de su habitual espíritu de lucha al jugar cada punto como si fuera el último, logrando remontadas históricas contra duros rivales.

No obstante, una vez más el cuerpo impone los límites y pone al balear en riesgo de no llegar preparado para Roland Garros. ¿Podrá el español remontar una vez más y levantar su decimocuarta Copa de los Mosqueteros?

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.