¿Por qué la NBA puede competir por ser la mejor liga del mundo?

Alfredo Gallegos
@alfredogallegostv

Es sin duda una de las mayores organizaciones deportivas del mundo, pero…

¿De dónde sale tanto dinero?

¿Si la NBA fuera un país superaría a varios países en su PIB?

¿Por qué su sistema financiero es exitoso?

En mi primer artículo para tribu deportiva, quería explicar con datos y estadísticias fuera del deporte, porque me apasiona tanto la NBA. Seguro en otro artículo me leerán un poco más emocional y sentimental hablando sobre la NBA, pero en este no.

La NBA es una liga perfectamente planeada. Es, quizás, la liga deportiva con mayor crecimiento del Siglo XXI. Sus jugadores son los deportistas mejor pagados, y año tras año, sumna millones de fans nuevos. Su estructura económico-administrativa es la más sólida del mundo.

Hay muchas razones y las voy a ir enumerando y explicando de una manera muy sencilla. Hay muchos datos que simplemente te volarán la cabeza.

  1. ¿Franquicias o Equipos?

Los equipos de la NBA no son clubes deportivos, son literalmente corporaciones, o como se les conoce comúnmente, franquicias. Hay un total de 30 franquicias autorizadas por la NBA.

Durante la temporada 19-20, estas 30, generaron $ 8.3 mil millones. Para contextualizar dichos ingresos, si los 30 equipos en conjunto fueran un país, superaría en su PIB a países como Andorra, Barbados, Belice y Gambia. Serían 3 veces menos ‘valioso’ que El Salvador y casi 5 veces menos que Bolivia. Estos datos son una locura total.

Por ejemplo, los 76ers de Filadelfia tuvieron una asistencia promedio de 20,628 durante la temporada 19-20. El ticket promedio para asistir a un partido de la NBA, según Chicago Sports Marketing, es de 107.5 usd. Entonces por un solo juego de temporada regular, los 76ers ingresarían alrededor de $2 millones 217 mil dólares. Si multiplicamos este número por 41 juegos de temporada, nos daría más de $90 millones en ingresos por entradas. Y la venta de entradas, de hecho, es un ingreso menor a comparación de muchos otros más.

En cuanto al tema de los patrocinios, podemos dar un gran ejemplo. En Junio de 2015, la NBA decidió poner fin a su relación con Adidas y firmó un contrato de 8 años y $1.000 millones de dólares con Nike. Esto representó un aumento anual del 245% con respecto a lo que ingresaba con Adidas. Se estima que las marcas de Nike controlan el 90% de las ventas de tenis de baloncesto en EE. UU.

Por otro lado, en la temporada 2016-17, la NBA generó aproximadamente $861 millones en patrocinadores corporativos. Estos incluyen a marcas reconocidas como Statefarm, Papa John’s, KIA, Budweiser, entre muchas otras más.

Otro gran ejemplo de ingresos por patrocinio, viene por parte de los Golden State Warriors y del banco estadounidense JP Morgan Chase, que compró el nombre del nuevo estadio por 20 años y 300 millones de dólares.

3) Los derechos televisivos

En 2016 se firmó el contrato vigente, por $24 mil millones de dólares (casi equivalente al PIB de Honduras). Estos derechos se dividen en derechos regionales, nacionales, continentales y mundiales. Los ingresos son repartidos equitativamente entre todas las franquicias de la liga y la propia NBA.

Para contextualizar el crecimiento de la NBA, los primeros derechos televisivos que comercializó, tuvieron un valor de $39 mil dólares por la retransmisión de 13 partidos. Actualmente, el ingreso anual por parte de la NBA es de $2.6 mil millones, muy lejos de esos $39 mil dólares. Tan sólo ESPN paga más de $1.000 millones para adquirir los derechos televisivos de la liga. Los partidos están disponibles en más de 150 países y +30 idiomas.

4) Apostar fuerte por la globalización

Cuenta con 13 oficinas repartidas por el mundo. La sede central está en Nueva York. Asia: en Hong Kong, Manila, Beijing, Shanghai, Mumbai y Taipei. Europa: en Londres y Madrid. América: en CDMX Toronto y Río de Janeiro y África: en Johannesburgo.

Estas subsidiarias, perfectamente planeadas por la NBA, se encargan de impulsar el crecimiento de la liga en el extranjero. Hacen eventos, crean acuerdo de patrocinios con empresas locales, venden los derechos de TV, supervisan estrategias de MKT y apoyan a los medios.

Por ejemplo, la NBA cuenta con 125.000 puntos de venta autorizados repartidos en 100 países, mismos que se encargan del merchandising de la liga.

Por otro lado, una de las mejores estrategias de la NBA ha sido la de introducir en la liga a grandes estrellas internacionales, pues han aumentado el interés global por ver partidos de la liga, y por supuesto, verlos a ellos.

El primer fenómeno mediático de este tipo, fue el chino Yao Ming. Durante su carrera, la televisión central China (CCTV) recogió estadísticas de 39 partidos de los Houston Rockets, el equipo de Yao Ming, y contabilizaron unos 200 millones de espectadores chinos viendo cada partido, lo que suponía un tercio de la audiencia de toda la NBA.

Y este dato es el mejor: los Rockets valían $85 millones antes de la llegada de Yao Ming, y cuando dejó al equipo en 2011, la franquicia estaba valuada en $439 millones. Todos ganaron, pues la NBA se posicionó en el tan deseado mercado asiático, y hoy es su principal mercado.

Hoy en día, hay estrellas internacionales que siguen ayudando a la expansión de la marca de la NBA por el mundo. Joel Embiid, Giannis Antetokounmpo, Rudy Gobert, Luka Doncic y Nikola Jokic son solo algunos ejemplos de esto que menciono.

5) Los reyes de las redes sociales

Solamente 1% de todos los fans de la NBA, han presenciado en vivo y en directo un partido, así que la estrategia es muy clara: apostar por las redes sociales y los productos audiovisuales y digitales.

La NBA es una de las ligas más seguidas a través de Facebook, Twitter, WeChat, Instagram y otras redes, en las cuales suma más de 1.3 mil millones de seguidores. En Snapchat consiguió un récord con más de 30 mil millones de impresiones y un total de 4.2 mil millones de vistas en videos.

6) Un sistema justo

Por último, hablaré del sistema que le permite a la NBA el equilibrio y la paridad entre todas sus franquicias. La liga cuenta con un mercado de jugadores propio, en el que a cada jugador tiene un valor que se basa en su salario anual.

El equipo que adquiera un jugador deberá ceder a otro jugador o jugadores que estén valorados en la misma cantidad. También podrán incluir rondas del draft.

Esto es mucho más justo si lo comparamos con lo que sucede en el fútbol europeo, donde los equipos deben negociar y acordar una cifra de traspaso. El principal problema es que ese mercado se ha inflado. Hemos visto a equipos pagar más de 100 millones de euros y hasta 200.

Obviamente la brecha económica cada vez se hace más grande entre los que pueden pagar y los que no. En la NBA pasa todo lo contrario, pues este modelo garantiza el equilibrio entre todos los equipos.

No todo es color de rosa, claro está. La tendencia de creación de súper equipos en los últimos años, no gusta nada a los fans, pues se pierde emoción. Se puede hacer por qué algunas estrellas están dispuestas a rebajarse el sueldo con tal de poder juntarse en un equipo.

Por otro lado, el reparto de ingresos en la NBA ayuda al equilibrio entre los mercados pequeños y grandes. Todos los equipos redistribuyen sus ingresos anuales, de los equipos con ingresos altos a los equipos con ingresos bajos. De esta forma, cada equipo recibirá un ingreso equivalente al tope salarial de ese año. Eso sí, para obtener todos los beneficios del reparto de ingresos, las franquicias de mercados más pequeños, deben generar ingresos de por lo menos 70% de lo establecido por la NBA.

Además, cuando se presentan crisis, la NBA apoya a sus franquicias. Por ejemplo, durante el parón por el COVID, la liga destinó 30 millones dólares para cada equipo como ayuda económica, con el propósito de mantener sus finanzas sanas y protegerse contra cualquier problema de liquidez.

7) Un paso adelante hacia el futuro

Por último, la NBA ya está empezando a apostar por las nuevas tecnologías como forma de hacer negocio y generar más arraigo con sus fans. Un claro ejemplo, es el juego virtual llamado ‘NBA Top Shot’, basado en la tecnología blockhain.

Puedes coleccionar, intercambiar jugadores, momentos e íconos culturales. Este juego ya mueve más de 300 millones de dólares en su mercado.

En fin, no cabe duda que la NBA como negocio y corporación, aún no conoce su techo. Las nuevas tecnologías y formas de comercializar productos audiovisuales deportivos, pueden generar grandes cambios en favor de la liga. Lo mejor, para ellos y sus fans, está por venir.

Dejar un comentario

Para comentar sobre el contenido del portal debes iniciar sesión o registrarte aquí.